Entrevista en el diario La Razón a D. Guillermo García-Mauriño, socio de A Plus Abogados y Economistas S.L.P

Se adjunta a continuación entrevista publicada en el diario La Razón el día 03 de abril de 2018 a D. Guillermo García-Mauriño Ruiz-Berdejo, socio de A Plus Abogados y Economistas y abogado especialista en Derecho Concursal y Derecho de la insolvencia.

Como expertos en prestar asesoramiento empresarial a la pequeña y mediana empresa, ¿cuáles son las problemáticas más habituales conlas que se encuentran en el despacho?

Todavía arrastramos parte de lo que fue el tsunami de la crisis, que podríamos centrar en dos consecuencias fundamentales: por un lado, aún nos encontramos con empresas que tienen serios problemas de insolvencia, en situaciones muy críticas, y, por otro lado, también vemos muchas empresas con necesidades de reestructuración que se han quedado con ciertas ‘heridas’ derivadas de la crisis y necesitan sanarlas adecuando el negocio a la realidad actual.Nosotros somos un despacho enfocado a los negocios. Ayudamos a nuestros clientes e incluso participamos con ellos en sus negocios desde varios puntos de vista: en casos de insolvencia o de reestructuración empresarial, pero también participamos de una manera más activa acompañándolos en la puesta en marcha de nuevas empresas. Nos ocupamos de todo: desde la captación de fondos y la financiación hasta el propio planteamiento
y seguimiento del plan de negocio.

Al hilo de lo que me comenta, ¿qué fases recomienda seguir en el lanzamiento de un nuevo negocio?

Lo primero es saber si la idea de negocio es viable y si tiene futuro e, inmediatamente después, es primordial crear un plan de negocio en el que demos respuesta a cuestiones como ‘¿qué vamos a hacer?, ¿cómo lo vamos a hacer?, y por supuesto, plasmar los recursos que serán necesarios para llevar a cabo el negocio. En este sentido, debemos determinar con qué fondos propios contamos; saber cómo complementar estos fondos propios si son insuficientes; definir los sistemas de financiación a utilizar; el grado de apalancamiento y definir el cash flow con el que contaremos en el día a día del negocio.

¿Y una vez definido el plan de negocio?

Entonces entramos en la fase de ejecución del plan de negocio poniendo el foco, sobre todo, en la parte de fondos propios y financiación. En esta fase nuestro apoyo es muy importante para ayudar al emprendedor a complementar sus fondos propios y a buscar los acuerdos más favorables para el negocio. Esta es, sin duda, la etapa más compleja y en la que más ayuda necesitan. Después, tendremos que hacer la conformación mercantil para que el negocio que se cree tenga la estructura adecuada, controlar el negocio a nivel financiero y estudiar las oportunidades de futuro.

Desde su perspectiva como abogado especialista en negocios, ¿España es hoy por hoy un buen país para emprender?

La mayor traba siempre es la Administración. En nuestro país existe un gran capital humano con ganas de emprender, con buenas ideas y buenos proyectos, y aunque soy de la opinión de que no es positivo el exceso de ayudas para emprender, lo que no debería haber son obstáculos. Se satura a las empresas en basea exigencias informativas y regulatorias y, cuando una empresa comienza, todos estos requerimientos administrativos se les pueden volver cuesta arriba.

Hablábamos antes de cómo numerosas empresas arrastran sus ‘heridas’ de la crisis. ¿Qué papel ha jugado en el proceso de sanación la conocida como Ley de Segunda Oportunidad?

Su papel ha sido prácticamente nulo, al menos, esa ha sido nuestra experiencia. Esta ley ha estado muy enfocada a la persona física y no tanto a la empresa, y pensamos que no ha funcionado bien. De hecho, todo lo que se judicializa tiende a no funcionar y con esta Ley los afectados se han visto avocados al proceso judicial, aunque se hubiera establecido un proceso de acuerdo extrajudicial de pagos inicial. La experiencia práctica es que los casos han acabado judicializados en un porcentaje altísimo.

¿Está prevista una reforma de la ley para que los deudores también puedan ser exonerados de las deudas contraídas con la administración pública?

Por el momento no, aunque es cierto que existe una quiebra importante en este punto, ya que las deudas contraídas con la administración pública suelen ser las de mayor volumen. Con todos los remiendos que se han hecho en las leyes que tienen que ver con la insolvencia, lo ideal hubiera sido modificar la ley por completo integrando en su redactado a los profesionales expertos en esta área. De esta forma, se podría haber logrado una regulación más funcional que evitase la judicialización de la mayoría de los casos, llegando a acuerdos extrajudiciales que nos alejen de procesos judiciales que se eternizan.

Si ponemos la mirada en el futuro cercano, ¿percibe un mayor ‘movimiento’ empresarial?

Percibimos una clara aceleración del mundo empresarial y una inquietud constante por poner en marcha tanto negocios tradicionales como nuevos negocios basados en la innovación. Estamos asistiendo a la fructificación
del mundo del Big Data, del análisis de la información empresarial y, sobre todo, de la puesta en valor de esta información y su utilización en los negocios como ventaja competitiva. Se están creando nuevos negocios en esta área que resultarán en empresas más rentables y eficientes.

Para finalizar, ¿cuáles son los retos de A Plus Abogados y Economistas para el futuro?

Nuestro reto es seguir participando, cada vez más activamente, en la conformación de estos nuevos negocios como acompañantes, pero también como impulsores. Nos gusta formar, liderar nuevos negocios y participar en ideas atractivas respaldadas por un buen plan de negocio y un seguimiento constante.

http://www.guiadeprensa.com/app/webroot/razon/tribuna_derecho2018/aplus_abogados.html